Comentario a la Súplica de Abu Hamzah Zomali (11)

descripción de Video
¡Oh Benevolente! ¡Oh Embellecedor! ¡Oh Agraciador! ¡Oh favorecedor! No me respaldo en nuestras acciones para salvarme de Tu castigo, sino en Tu favor para con nosotros, puesto que Tú eres digno de que se tenga temor de Ti y digno de perdonar. Comienzas concediendo gracias por benevolencia y absuelves del pecado por generosidad. Así; no sabemos qué agradecer ¿acaso lo bello que difundes o lo feo que cubres? ¿o acaso lo inmenso que nos has proporcionado y conferido? ¿o acaso lo cuantioso de aquello de lo que nos has salvado y absuelto? ¡Oh Amado de quien te expresa su amor! ¡Oh Consuelo de quien se refugia en Ti y se consagra a Ti! ¡Tú eres el Benévolo y nosotros los malhechores! Así pues, pasa por alto, ¡oh Señor!, lo feo que surge de nosotros mediante lo bello que surge de Ti. ¿Qué ignorancia podría haber, ¡oh Señor!, que Tu magnanimidad no llegara a abarcar? ¿Qué transcurso de tiempo podría ser más extenso que tu longanimidad? ¿Qué valor tienen nuestras acciones a la par de Tus mercedes? ¿Cómo considerar cuantiosas nuestras acciones confrontadas con Tu generosidad? ¿Cómo podría ser estrecha para los pecadores Tu misericordia que les abarca? ¡Oh el del extenso perdón! ¡Oh Quien extiende sus manos en misericordia! ¡Por Tu grandeza, oh Señor! Aunque me rechaces no me iré de Tu puerta, ni dejaré de adularte por el conocimiento que me ha llegado sobre Tu magnanimidad y generosidad. Tú realizas lo que te place; castigas a quien te place, con lo que te place y como te place; Tienes misericordia de quien te place, con lo que te place, como te place; No eres cuestionado por Tu accionar, ni desafiado en Tu reino; no tienes asociado en Tus asuntos, ni antagonista en Tu designio; nadie Te objeta en Tu administración. Tuya es la creación y la orden. ¡Bendito sea Dios, Señor del Universo!