Y recuerda a María en la Escritura

Y recuerda a María en la Escritura
A pesar de no celebrarse esta época, más si compartirse con los hermanos cristianos que habitan esos países o comunidades, llega a ser casi irónico que en la fe y cultura que no se vive tan fervientemente esta ¨fiesta¨, es en donde más se practica el verdadero espíritu ¨navideño¨ al cual llamo, ¨La eterna navidad de los musulmanes.¨

Y recuerda a María en la Escritura, cuando dejó a su familia para retirarse a un lugar de Oriente.

Y tendió un velo para ocultarse de ellos. Le enviamos Nuestro Espíritu y éste se le presentó como un mortal acabado.

Dijo ella: "Me refugio de ti en el Compasivo. Si es que temes a Dios..."

Dijo él: "Yo soy sólo el enviado de tu Señor para regalarte un muchacho puro".

Dijo ella: "¿Cómo puedo tener un muchacho si no me ha tocado mortal, ni soy una ramera?"

"Así será", dijo. "Tu Señor dice: 'Es cosa fácil para Mí. Para hacer de él signo para la gente y muestra de Nuestra misericordia'. Es cosa decidida".

Quedó embarazada con él y se retiró con él a un lugar alejado.

Entonces los dolores de parto la empujaron hacia el tronco de la palmera. Dijo: "¡Oh Dios hubiera muerto antes y se me hubiera olvidado del todo...!"

Entonces, de sus pies, le llamó: "¡No estés triste! Tu Señor ha puesto a tus pies un arroyuelo.

¡Sacude hacia ti el tronco de la palmera y ésta hará caer sobre ti dátiles frescos, maduros!

¡Come, pues, bebe y alégrate! Y, si ves a algún mortal, di: 'He hecho voto de silencio al Compasivo. No voy a hablar, pues, hoy con nadie'"

Y vino con él a los suyos, llevándolo. Dijeron: "¡María! ¡Has hecho algo inaudito!

¡Hermana de Aarón! Tu padre no era un hombre malo, ni tu madre una ramera".

Entonces ella se lo indicó (señaló a Jesús). Dijeron: "¿Cómo vamos a hablar a uno que aún está en la cuna, a un niño?"

Dijo él: "Soy el siervo de Dios. Él me ha dado la Escritura y ha hecho de mí un profeta.

Me ha bendecido dondequiera que me encuentre y me ha ordenado la oración y la limosna mientras viva,

y que sea piadoso con mi madre. No me ha hecho violento, desgraciado.

La paz sobre mí el día que nací, el día que muera y el día que sea resucitado a la vida".

Tal es Jesús hijo de María, para decir la Verdad, de la que ellos dudan.

Es impropio de Dios adoptar un hijo. ¡Gloria a Él! Cuando decide algo, le dice tan sólo: "¡Sé!" y se.

Y: "Dios es mi Señor y Señor vuestro. ¡Servidle, pues! Esto es una vía recta"

Sagrado Corán Sura 19 (María) versículos 16 a 36.

Que la paz de Dios sea sobre cada uno de los hogares de nuestros hermanos cristianos que día a día se suman entre las filas de aquellos que comparten los valores de los musulmanes en todo el mundo y que dilucidan la verdad del mensaje de Dios, Eterno y Perfecto, el cual llena de luz los corazones de quienes se acercan al mensaje de los profetas y viven con base en sus preceptos.

MC