Te cuento una historia sobre Ashura

Te cuento una historia sobre Ashura

Te cuento una historia sobre Ashura. "Ashura, un mensaje más allá del tiempo y el espacio; un llamado Universal a la liberación."

Por: Catherine Shakdam Director of Programs for the Shafaqna Institute for Middle Eastern Studies


“Dios es el Protector y Amigo de aquellos que creen. Él les lleva de las tinieblas a la Luz” Sura Al Baqara 2:257

Ashura, Ashura….hoy es recordado por muchas razones; a como también ha sido utilizado para servir y hacer valer la narrativa de un gran número de personas, cada uno con sus propia intención de alcanzar sus diferentes objetivos.

Pero que es Ashura, si no es un llamado universal de liberación de las cadenas de la mentira? Que es Ashura, si no es una gran declaración de lealtad a Dios, el Señor y Maestro del Todo el Mundo? Suponiendo que los musulmanes se preocupan por conmemorar Ashura, a través el martirio del Imam Hussain (P), el nieto del último Profeta de Dios (BPD), hijo de Ali y la señora Fátima (P) o por la victoria de Moisés (P) sobre Faraón, importa muy poco puesto que Ashura siempre ha hecho pregón de la palabra, promulgada a través de las buenas acciones de los hombres y mujeres de Dios.

Permítanme hablar ahora de mi Ashura, ese de llanto y de dolor que comparto con mi familia.

Por todo el respeto que tengo hacia Moisés y lo que le acompañaron en su viaje fuera de Egipto, Ashura siempre será para mí, el eco del Imam Hussain (P), el Señor de los Mártires, hijo de la Casa Bendita y Purificada del Profeta, comandante justo de Dios, aquella alma la cual, la obscuridad nunca podría tocar, ni siquiera por un momento fugaz.

Cánticos y poemas, se han levantado en su nombre a lo largo de las generaciones de los hombres, es este Hussain hijo de Ali (P), por el cual generaciones de hombres y mujeres han hecho un eterno llamado cargado de pena y de dolor, el cual ninguno otro ha podido soportar, debido a aquello que nos ha sido robado.


No es que esperemos que el hijo de Ali, el primer imam del Islam y nombrado el comandante de los creyentes, sea bendecido con una vida terrenal eterna; la muerte nos afecta y espera a todos, es que su vida fue reclamada por la tiranía de un hombre, cuyo nombre será siempre tocado por la ignominia. Yazid hijo de Muawiyah, nos quitó la luz, por lo que su obscuridad sufrirá ninguna alegría.

Es esa traición la que lloramos, es la muerte de nuestro Imam la que lloramos, ya que con su martirio, ha sido tomada de nosotros una parte de nuestra alma.

Hussain (P) se quedó donde ningún otro se habría atrevido a estar o soportar. Nacido en la bendita casa del Profeta Muhammad (BPD), el gran orgullo de su abuelo, la valentía de su padre, la piedad y gracia de su madre, Hussain fue y sigue siendo hasta hoy lo mejor de nosotros.

Yo digo que el, quien compone nuestra resistencia y todo aquello de nuestras oraciones. Y si bien el probó la muerte en el valle de Karbala, es de hecho, que está vivo. Fue el Imam Ali (P) quien una vez le dijo a los Quraish: “Nuestra muertos de hecho están vivos”.

Ashura debes entender, es el testamento de nuestro Imam. Solo enfrentándose contra una multitud, el levantó una revolución que le plantó cara a la injusticia - no por que la victoria le fuese garantizada -, si no por que el haber actuado de forma contraria habría sido legitimar la falsedad hacia Dios mismo.

En donde el luchó por todos, solo setenta y dos almas valientes, dominaría la valentía para quedarse a su lado y defender su clamor contra Yazid. De las decenas de miles de musulmanes y sujetos leales del Califato, solalmente 72 se sintieron con el deber de hacer retroceder a la tiranía y ofrecer una liberación a un pueblo esclavizado.

El Imam Hussain hay que decir, no luchó para clamar o demandar que le fuese reconocido el poder (su legitimidad como guardián del Islam nunca estuvo en cuestión), su linaje nunca fue un problema contencioso, más bien lo fue la capacidad de un hombre de imponer la opresión por medio de su espada.

A nuestro Imam le importaba poco el poder….y ¿Por que habría de molestarse el por los placeres temporales de la vida, cuando es la eternidad lo que su alma contempla? ¿Por qué añorar ambiciones fugaces cuando uno está procurando es descanso en el Divino?

No creas que nuestro Imam estuvo envuelto en una rebelión de estado, cuando desde su primer aliento, promulgó la perfección de la piedad. Es esta gracia la que se movía en él, y por la cual él, se convirtió en guía para aquellos que quieren ver (la verdad).

Es el Islam y la sumisión a la que engrandeció y a lo que llegó a reclamar a la llanura de Karbalá, Es la salvación lo que nuestro Imam ofreció y por medio de la fuerza de sus brazos, proclamó su legado.

Su estandarte sostenemos hasta que la vida nos lo permita. Es su nombre el que lloramos hasta que todo el aire de nuestro pecho se mantenga vivo, es su martirio el que recordamos hasta que debilidad nos asedie, su luz es la que seguiremos escoltando.

No hay día igual a Ashura, ni tragedia mayor a la del martirio de Hussain, y aún hoy día no hemos podido aprender de su sacrificio…siendo que todavía el Islam, se mantiene dividido en el recuerdo de Ashura, para muchos que no pueden soportar el espejo que cargamos todos nosotros.

¿Cuántas veces veremos la repetición de la tragedia de Karbalam sin que nos demos cuenta, si la traición que ha ocurrido, ha sido en contra de nosotros mismos?

¿Cómo ver el sacrificio de nuestro Imam y no reconocer hoy día a los hijos de Abu Sufyan; al Muawaiya y al Yazid de nuestros tiempos, siendo que en gran medida contenemos nuestro rescate?

Ya no hay Hussain Ibn Ali (P) hoy día para poder llevar la carga…todos nuestros imames fueron martirizados por los tiranos de su época. ¿Quién en la actualidad hablará la verdad tal como lo hizo nuestra señora Zainab (P) en la corte de Yazid? ¿Quién se hará a cargo de la bandera nuestros imames y enfrentarán la tiranía y no cederán en cuanto la multitud clame santidad sobre aquello que ha sido prohibido?

¿Cuántas veces vamos a replicar el martirio de la casa purificada y no estarán en el banquillo de los testigos de los muchos tiranos criminales, quienes siguen promulgándose en contra de la Casa Bendita y pretenden que su memoria sea borrada?

Veo la mano de la traición detrás de la casa de los Saud, mediante la erosión de los lugares sagrados del Islam, en las tierras que vieron nacer el mensaje del Islam, veo la perversión en el intento del wahabismo de santificar la herejía y beatificar el mal. Veo la obscuridad en el facismo del Daesh, de Al-Qaeda, los talibanes y todos sus hermanas en la infamia.

Veo a Yazid en la cara de quienes les soportan, en las caras de Al Saud, y demás tiranos quienes desde sus sillas, argumentan el derramamiento inocente de sangre para así hacer valer su arraigo al poder.

El sacrificio del Imam Hussain abrió un camino luminoso a través de la más tenebrosa obscuridad, el cual solo debemos de seguir.

Pero si el pensamiento malévolo en sí mismo es inteligente, si el mal se convierte en algo naturalmente común para nosotros, puesto que se muestra más fácil, sépase que Hussain aún tiene seguidores de su causa y el legado del Imam Hussain aún vive entre nosotros y los hechos en su nombre.

Oír los sonidos de nuestras promesas hacia Hussain Ibn Ali (P) como cuando golpeamos nuestros pechos en duelo y gritamos su nombre, oír los juramentos solemnes que hicimos a nuestro Profeta de “Aferrarnos a la cuerda que nos une a Dios y nunca separarnos de ella” oír el sonido de nuestra revolución contra Yazid que por mucho, siempre se incrementará y lo harán los shiitas (seguidores) de Hussain, que no permitiremos, que ahora y en el futuro en medio de la obscuridad, el Imam Hussain se enfrente de nuevo solo a esas tinieblas, por que él mismo es Luz y nosotros somos su pueblo.

Es el Amor el que nos une a nuestro Imam, el amor a nuestro profeta, el Amor a nuestro Imam Ali, el amor por la familia del Profeta del Islam, amor por todas las almas juntas que buscan salvación en la luz Divina. Es en nombre de ese amor que nuestro Hussain fue abatido en Karbala.

Allí en esa planicie, es que nuestro corazón yace y se encontrará siempre en una vigilia eterna en su nombre.